Eurona vuelve al desierto para conectar vía satélite uno de los desafíos deportivos más extremos del mundo, la Garmin Titan Desert

5 marzo 2019 - 13:47

© Nuria Liras

Eurona, la multinacional española de telecomunicaciones, especialista en llevar conexión a terrenos extremos y a las zonas más recónditas, vuelve por cuarto año consecutivo al desierto del Sáhara para conectar por satélite uno de los mayores desafíos deportivos del mundo, la Garmin Titan Desert que se celebra en Marruecos.

La compañía será un año más la encargada de proporcionar Internet a las cerca de 1.200 personas que forman parte de esta competición, entre participantes, organización y periodistas. Además, en el campamento base, también ofrecerá cobertura WiFi a la dirección de carrera, a los cronometradores, al staff o a la producción de televisión.

La tecnología satélite de Eurona volverá a ser, por tanto, protagonista en esta prueba en la que cientos de ciclistas cruzan el desierto en bicicleta en varias etapas. Y es que su flexibilidad y carácter global permiten acercar Internet a cualquier lugar, por deslocalizado que se encuentre. Todo ello sin cables y sin grandes infraestructuras, permitiendo una conexión segura, rápida y eficiente.

En conexión permanente con África

Se trata de un reto que atiende a la filosofía de Eurona de llevar Internet allá donde otras tecnologías no pueden llegar. Además, Marruecos es uno de principales mercados de la compañía, que se ha posicionado como operador panafricano de telecomunicaciones, con amplia experiencia en la prestación de servicios de telecomunicación por satélite.

Precisamente, Eurona es el operador satelital líder en el norte de África con más de 10.000 estaciones VSAT desplegadas. Asimismo, ofrece soluciones globales de comunicación por satélite para escuelas, hogares, empresas, departamentos de seguridad y AAPP, con especial atención en las zonas rurales y/o con déficit de infraestructuras de comunicación.

Bajo esta premisa, Eurona ya ha conectado vía satélite 5.000 escuelas marroquíes ubicadas en zonas rurales del Sáhara y la cordillera del Atlas, haciendo posible que más de medio millón de niños que no soñaban siquiera con acceder a Internet ahora se conecten de forma habitual. Del mismo modo, ha hecho lo propio con 300 escuelas en Benín e incluso también ha puesto en marcha un servicio de asistencia médica a distancia que permite el diagnóstico de pacientes, la prescripción de los tratamientos más adecuados o actuar con rapidez en caso de urgencia.

Síguenos

By browsing this site, you accept the use of Cookies in order to offer to you an advertising tailored to your interests, and to perform traffic statistics.

To find out more