Edi Díaz: “Hay que tener ganas de vivir una aventura y ser resolutivo”

31 marzo 2020 - 10:30

Fue el ganador de la categoría Adventure en la Titan Desert 2019. El mejor entre los osados ciclistas que no tienen derecho a servicio mecánico ni a fisioterapia durante las seis etapas de la prueba. Sustituyó en el palmarés a Moisés Dueñas, gana-dor de esta categoría en 2017 y 2018.

Acabaste el 37 en la general siendo Adventure, lo que tiene un mérito enorme.
Es una categoría en la que no puedes tener gregarios. Vas solo e intentas coger buenos grupos. Hay que tener en cuenta que si tienes cualquier desfallecimiento no tendrás ninguna mano amiga. Dispones de tus propios recursos y debes regularte o arriesgar en la medida de tus posibilidades. Y hay que pensar que debes superar seis etapas.

¿Qué características debe tener un buen Adventure?
Lo más importante son las ganas de vivir una aventura. Y la predisposición para ser resolutivo, tanto a nivel mecánico como a nivel personal. No tienes mecánico cuando terminas la etapa. Cuando llegas recuperas, te duchas, te hidratas y cuando baja el sol tienes que ir a por tu bici para dejarla en las mejores condiciones para que nada falle al día siguiente. Mientras, en las otras categorías, el ciclista puede invertir ese tiempo para estar descansando.

No parece nada fácil.
Pero tiene su encanto porque todo pasa por ti. Es una de las categorías más bonitas. Tienes que organizarte muy bien, sobre todo a nivel de navegación, poniendo tú mismo las coordenadas en tu navegador. Sin embargo da más brillo a la aventura. Lo saboreas de un modo diferente y te codeas con más gente de la categoría adventure. Es el espí-ritu Titan.

¿Cuál fue el momento más duro?
Lo más complicado fue el fallecimiento de Fernando Civera. Y luego el ver que estás disputando una categoría y que cada día es una guerra. Mantener una fatbike a una velocidad alta es un poco estresante. Sin embargo, en la Titan del año pasado todo me salió redondo.

¿Tuviste algún problema mecánico?
Al margen de algún pinchazo que se pudo solucionar fácilmente, tuve problemas con el cambio porque se me partió una maneta. Durante la etapa preferí no tocarla y, des-pués, la ajusté en el campamento. Y aguantó hasta el final.

Y cuando te dolía todo al final de cada etapa, ¿qué hacías?
Al terminar una etapa tan fundido, mucha gente se tira una hora en la haima. Pero en mi caso, tan pronto acabo una etapa, voy rápidamente a la haima, tomo un recovery e ipso facto hacia la ducha. Hay que intentar optimizar el tiempo. Y también me apoyaba en la electroestimulación.

Corriste en el equipo Garmin. ¿Cómo fue la experiencia?
Tuve la gran fortuna de que Garmin hiciera un concurso en el que nos seleccionó a tres por méritos deportivos. Ha sido una relación especial y muy bonita. Ha habido mucho feeling. Este será el segundo año que vaya con el equipo Garmin.

En 2019 participaste con fatbike, categoría en la que acabaste tercero. ¿Cómo te fue con este tipo de bici?
La fatbike rinde muy bien en zona de dunas, pero llaneando es muy difícil mantener una velocidad punta. El balón es muy duro y vas muy pegado al terreno. Cuando llegas a las dos o tres horas yendo a 30 kilómetros por hora el desgaste es brutal. Es como ir al Dakar con un coche o un camión. Lo bueno es que con una bici convencional quizás evitas la zona de dunas y en la fatbike no dudas en entrar porque te permite superar zonas complicadas. Disfrutas más del espíritu de la Titan. Pude subir dos veces al po-dio, como ganador de la categoría Adventure y como tercero en fatbikes. La Titan es como una familia y une muchísimo.

Este año será tu tercera participación. ¿Cuál es tu objetivo?
Si termino entre los 30 primeros sería un éxito brutal. Tiene que acompañarme la me-cánica y que la navegación no me haga perder mucho tiempo. Y a nivel de energía, no tener problema digestivos o intestinales. Hay un montón de factores que se tienen que alinear. Pero sobre todo tengo mucha ilusión.

Tu profesión es la de bombero. ¿Cómo es un día en tu vida?
Estoy al mando de los bomberos en el parque de Chiva (Valencia). Voy a trabajar en bici todos los días, a no ser que diluvie, desde Torrent, donde vivo. Y cuando acabo las guardias, le meto entrenamientos. Y, por supuesto, lo combino con mi familia.

Síguenos