MÓNICA PLAZA, A POR EL DOBLETE DEL DESIERTO (DAKAR-TITAN)

23 octubre 2020 - 09:00

El próximo 2 de noviembre, Mónica tomará la salida en Almería de la 15ª Titan Desert con un solo objetivo: terminar. Su reto es convertirse en la primera mujer que termina el Dakar y la Titan Desert, ambas pruebas con el sello de A.S.O. (Amaury Sport Organisation), en un mismo año.

Con solo 25 años, la conquense Mónica Plaza está considerada una de las grandes promesas del automovilismo español. Terminó el Dakar 2020 el pasado mes de enero en Arabia Saudí como copiloto. Y su reto ahora es acabar la otra gran prueba deportiva sobre ruedas en el desierto: la Titan. Un hito que jamás ha logrado ninguna mujer en el mismo año hasta la fecha.

Amparo Ausina, la pionera
Cabe destacar que Amparo Ausina fue la primera mujer en acabar ambas pruebas, aunque en años diferentes. Con el mérito añadido de ser la primera española que terminó el Dakar (2005), en su caso con una moto. Y la primera vencedora de la Titan Desert (2006), justo en la edición inaugural de una prueba que ha disputado sus 14 ediciones anteriores en Marruecos. Toda una pionera que hizo historia.

Volviendo a Mónica Plaza, a principios de 2020 logró terminar el Dakar como copiloto junto a un piloto muy especial, su padre Manolo, que cuenta con un amplio currículum (14 participaciones) en el rally más duro del mundo.
Lo curioso es que padre e hija no tuvieron ninguna discusión durante las 12 etapas en las que se recorrieron casi 8.000 kilómetros. “Tenemos una forma de ser bastante similar. Él siempre me dice que cuando mayor sea el problema, más calmado tienes que estar para reaccionar con claridad. Eso me va a ayudar en la Titan”, desvela Mónica.

En algunas etapas acabaron entre los 25 primeros puestos, pero tuvieron que cambiar el motor y recibieron 60 horas de penalización. Y, de este modo, superando dificultades que surgieron por el camino con su Sodicars V8, se convirtieron en el primer dúo padre-hija en acabar un Dakar.

La importancia de un copiloto
Mónica defiende a capa y espada la figura del copiloto. “Todo el mundo sabe que el Carlos Sainz ganó el Dakar, pero Lucas Cruz le ha guiado y le ha advertido de todos los peligros y de que no se saltara ningún way point. Hay que estar pendiente de muchas cosas fuera del horario de competición. Un claro ejemplo es que mientras los copilotos preparamos el roadbook del día siguiente, los pilotos están durmiendo o dándose un masaje. También revisamos junto a los mecánicos los problemas del coche, el papeleo, las verificaciones… Tenemos mucho más trabajo de lo que la gente se puede llegar a imaginar”.

Licenciada en ADE, la conducción no tiene secretos para ella y actualmente se dedica a doblar a actrices en escenas de coche para películas. Lo que se conoce técnicamente como Precision Driver. Lo cierto es que ha mamado gasolina y desierto desde muy pequeña. Viendo a su padre compitiendo en el Dakar y participando activamente en la empresa familiar Plazaventura, que realiza experiencias y aventuras 4x4 en Marruecos.

‘Novata’ sobre dos ruedas
Hace solo un par de años que monta en bici. Y con más frecuencia, desde la cuarentena. El rodillo en casa le permitió ser más constante y contar con una buena base para seguir sumando kilómetros, especialmente en los senderos, su zona favorita para pedalear. “Quiero descubrir qué tipo de ciclista soy. Me considero muy rookie y el objetivo es terminar”.

No estará sola en su nuevo reto. Llevará un amuleto muy especial: una bellota que ya le acompañó en el Dakar y que en Almería lleva en el cuadro de la bici, el casco y la ropa. Es la bellota que la simpática ardilla de la película de animación Ice Age guarda como su tesoro más preciado y hace lo imposible para retenerla.

Además, ha pactado con Nuria Blanco ir juntas en cada jornada. “Podemos hacer un buen equipo: ella tira de patas y yo de coco”. También le ayudan en esta aventura sus patrocinadores, de los que no se quiere olvidar. “Flores Car (Concesionario Citroen de Cuenca), Megamo, DoctorJBikes, WeCuenca y ULB”.

Le esperan cinco etapas por delante para lograr su objetivo: terminar los dos Dakares. El de los coches ya lo tiene. Ahora le falta el de las bicicletas.

Síguenos